lunes, 20 de junio de 2016

SOLSTICIO DE INVIERNO EN EL HEMISFERIO SUR: LLEGA CÁNCER y LA LUNA LLENA LO ESCOLTA.

Como siempre, adelanté esto por facebook (ayer por la noche). Habrá más material sobre Luna llena (la segunda en Sagitario) y sobre el Solsticio y por qué son varios los días de su festejo, desde hoy hasta el 24 de junio.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

PRIMERO, LA LUNA LLENA
La Luna Llena se hizo exactamente a las 8:03 de hoy 20 de junio. Cayó en los últimos minutos de Sagitario puesto que el Sol se estaba en esos momentos despidiendo asimismo de Géminis. El crepúsculo vespertino nos traerá el Solsticio, o sea, la tensión extrema entre día y noche. El horario exacto es para Argentina las 19: 35 hs.

Imagen, fuente: www.primeranoticia.com.ar

-------------------------------------------------------
AQUÍ EN EL SUR DEL PLANETA celebramos la noche más larga -y la más fría a veces también como en este caso- con la impronta subjetiva del momento de máximo recogimiento en el regazo de lo oscuro.
-------------------------------------------------------
LOS SOLSTICIOS (del latin solstitium -sol sistere - "Sol quieto") son los momentos del año en los que el Sol alcanza su mayor o menor altura aparente en el cielo y la duración del día o de la noche son las máximas del año, respectivamente. Todas las culturas, desde siempre, han reconocido y celebrado este momento del año.

Es preciso recordar que AQUÍ EN EL SUR el movimiento de máximo recogimiento -al que se llega en la noche más larga que será la del 21 de junio- empezará a moverse paulatinamente hacia el despliegue. A partir de ese horario iremos rumbo al equinoccio primaveral, si bien durante los días siguientes el sol parecerá "quieto".
------------------------------------------------------
PARA LOS ASTRÓLOGOS -que miramos desde el zodíaco trópico basado en el sistema solar- este momento representa el ingreso al signo de Cáncer, esto es, a los 90 grados respecto del punto vernal o cero de Aries, del 21 de marzo.

Para todos y sin distinción, independientemente de la medición zodiacal que tomemos en cuenta, estos son momentos puntuales compartidos. El portentoso diálogo de la Tierra con el Sol, marcando en su reiteración año tras año las cuatro estaciones, es el pulso que aquí se ritualiza.
------------------------------------------------------
EN CÁNCER NOS CONECTAMOS CON LA CONCIENCIA DE LA FORMA a la que pertenecemos, en nuestro caso, la humanidad. Acá podemos meditar sobre cómo desarrollar una conciencia de empatía con todos nuestros semejantes...

El desarrollo de la comprensión de cada individuo humano, de la unidad que existe entre él y toda la humanidad, más la predisposición hacia el cuidado de todos los seres vivos vulnerables, es lo único que podria llegar a cambiar la faz del mundo y es lo único que podría disminuir el dolor en este planeta.
-----------------------------------------------------
SIN EMBARGO, algo en la conciencia colectiva de gran parte de la humanidad, en todo el planeta, se retrae y esquiva estas cualidades. Estamos llegando al final de un sendero en el que se abre una gran bifurcación entre las almas, constatable a través del dolor psíquico que se despliega e incrementa día a día. Así como por los indicios de creciente desigualdad económica, a lo que se suma la indiferencia de quienes la generan así como de quienes la padecen.
---------------------------------------------------
LA LARGA ESTANCIA DE NEPTUNO EN PISCIS, retrógrado de nuevo desde el martes pasado, produce en la mayoría de los seres humanos un estado de hechizo confusional y perplejidad creciente. En algunos casos genera estados emocionales de gran violencia. Por suerte también opera ampliando para muchas personas el estado de percepción abierta. Habrá que tolerar por bastante tiempo, al parecer, estas diferencias en la modalidad de vivir las cualidades de la energía del sistema, entre los seres humanos agrupados en las mismas familias.
---------------------------------------------------
NO ES UNA TAREA FÁCIL LA QUE NOS ESPERA, pero hay otras presencias planetarias intentando que esta gran potencia oceánica inconsciente no nos arrase. Me refiero a la gran doble T Cuadrada en el Cielo que incluye a Júpiter desde luego.

En el escrito de mañana en mi blog podré ser un poco más explícita; aquí sólo quiero pintar el cuadro general con sus matices más destacados.
-----------------------------------------------------
NUESTRO PAÍS CANCERIANO atraviesa desde hace ya medio año uno de esos atajos dolorosos y los días presentes sólo parecen ahondar el abismo. Sería bueno poder dedicar el día, desde la Luna llena hasta el momento del Solsticio, para invocar luz a nuestros corazones argentinos atribulados.

Hacerlo tanto para quienes viven estos momentos con desánimo y tristeza, como para quienes lo viven desde el odio o la adrenalina tóxica de la revancha. En mi opínión, sería bueno invocar luz también para quienes viven el presente desde sentimientos de neutralidad, distanciamiento del conflicto o ánimo de misión superadora ante los que evalúan como supuestamente polarizados.
-----------------------------------------------------
SIN EMBARGO, EL BAILE ENTRE LA TIERRA Y EL SOL CONTINÚA; sólo tropiezan torpemente en él los humanos que quizá han dejado de sentirse parte de la Gran Madre Tierra, la Pachamama de nuestros antiguas poblaciones originarias. Inti el Sol igual nos sigue calentando e iluminando, confiando en el retorno de todas las conciencias al ámbito de inclusión en una misma comunidad.

Quizá no sea pronto este retorno, pero la Madre Tierra y el Padre Sol tienen mucho tiempo bailando y nada indica que se detendrán, sólo porque nosotros los humanos insistamos en nuestra torpeza y mezquindad.
-----------------------------------------------------
CELEBREMOS ENTONCES el arranque del ángulo sagrado que llamamos "Cáncer", reiterado una y otra vez en este tramo vincular entre la Tierra y el Sol.

INVOQUEMOS PAZ Y CONTACTO, cada uno en nuestra intimidad pero también conectándonos con todas las "formas cancerianas" del planeta.

QUIZÁ LA LUNA LLENA insistiendo en su regalo Sagitariano, quiera decirnos que la confianza y el sentido del camino de la Vida siguen siendo la clave para, alguna vez, volver a sumarnos a la coreografía sagrada de la Pacha y el Inti. Confiemos...
-----------------------------------------------------

Bendiciones para todos y todas...
ow. Buenos Aires, 20 de junio 2016
-----------------------------------------------------

lunes, 6 de junio de 2016

LO QUE TE DA TERROR... TE DEFINE MEJOR

No te asustes, no sirve... no te escapes, volvé..."


ARGENTINA JUNIO 2016
Lo inenarrable o sea ... lo "real". 

La posibilidad de tocarlo sin miedo a enloquecer, existe
Es lo que nos hace creadores.

Estamos creando una nueva Argentina y para ello se nos pide -primero- un descenso al nivel más oscuro y hediondo de nuestro colectivo. Allí estamos. 
No nos asustemos, no sirve...

-----------------------------------------------------------------------

VIDEO
Con música de Gabo Ferro de fondo

https://www.youtube.com/watch?v=PofTfMu8-7c

domingo, 5 de junio de 2016

"TE HICIERON CREER"... QUE TENÍAS DERECHOS.

Sobre las canallescas expresiones de González Fraga y Gabriela Michetti (opinando que en los últimos doce años vivimos una ilusión y que las mejoras económicas de los "empleados medios" eran insostenibles porque "no eran reales"). Hubo muchas respuestas.

Aquí va un video hecho por el equipo de Anibal Fernández

http://www.eldestapeweb.com/anibal-fernandez-le-respondio-gonzalez-fraga-un-video-n17851

sábado, 28 de mayo de 2016

EL YOD Y LA ESPADA (2) .REMEMORANDO EL 21 DE DICIEMBRE DE 2012 (ÚLTIMO GRAN GIRO DE LA HISTORIA PLANETARIA)

Parte dos
Parte uno, hacer clik aquí

ESPECÍFICO PARA ASTRÓLOGOS (IGUAL PUEDEN ANIMARSE TODOS, INTENTARÉ SER LO MENOS CRÍPTICA POSIBLE).

Un “Yod”, como se puede apreciar en las dos cartas presentadas anteriormente, es una configuración triangular: se arma en el Cielo un triángulo isósceles. Esto ocurre muchas veces, pero cuando nace gente en cuyas cartas aparece este dibujo, la astrología tradicional suele mirarlo con cierto recelo. Esto proviene de miedos antiguos, ya que la distancia de 150 grados que separa el vértice inferior de este triángulo isósceles, de cada uno de los otros dos vértices, es una distancia –llamada quincuncio- a la que se atribuye suma dificultad cuando se la trasplanta al psiquismo humano.

La astrología liga analógicamente las cualidades geométricas con las psicológicas y se puede ver que esta distancia equivaldría a ir desde el arranque o cero grado -por analogía Aries- hasta los 150 grados o arranque de Virgo, si vamos en un sentido del mandala. O si vamos por el otro sentido, equivaldría a ir hasta Escorpio. Ambas posiciones o ángulos, implican un “esfuerzo del recorrido circular” ya que se está lo más lejos posible del arranque, pero aún no se ha llegado al lado opuesto; o recién se lo ha pasado pero aún falta mucho para retornar al origen.

Por ello la astrología medieval consideraba que estos dibujos estaban en el Cielo cuando nacían los místicos, o sea, gente capaz de simbolizar profundamente en sus vidas estos tironeos creativos. Como dato jugoso, destaquemos que Carl Jung tenía un yod en su carta (uniendo Plutón con Marte y Júpiter).
Muchos comunes mortales nacen con esta configuración y no hace falta inscribirse en el misticismo para poder vivirla adecuada y maduramente. Sólo se requeriría una predisposición a la atención permanente, a la meditación continua entre las tensiones que la vida impone a los humanos. Tensiones que, en este caso, no pueden sanarse sólo con una buena terapia y que quizá convenga adscribir -sin miedo a esta expresión- a un proceso de limpieza kármico.
En los días de "la gran profecía" del 21 de diciembre del 2012, como ya vimos en la primera parte de este artículo, la ligazón fue entre: Júpiter como planeta focal, en Géminis, Plutón en Capricornio y Saturno en Escorpio en los otros dos vértices. Y se mantiene la oposición, en este caso de Venus en Sagitario hacia el planeta focal, Júpiter. Reiteremos el diseño:


Podríamos arriesgar esta lectura: Júpiter simboliza entre otras cualidades la justicia, en este caso en Géminis, mostrando la necesidad de su explicitación, de su apertura aireada, de la exploración de nuevas alternativas. En el mito, lo veíamos como el filo de la espada y como la cualidad justiciera de Arturo.

Pero está tironeado desde un polo de la cruz por Plutón en Capricornio: el poder de las viejas estructuras patriarcales. En el otro polo por Saturno en Escorpio: la maduración, la búsqueda de la Ley desde los costados más oscuros y abismales del psiquismo humano.

Quizá se nos esté diciendo que no habrá Justicia nueva sin una meditación profunda y a la vez dolorosa, sobre las nuevas formas del Poder y de la Ley.

En la carta previa del Eclipse lunar, que marcó la estela inicial del viaje, vimos que junto a Plutón estaba Marte, ambos a 8 grados: el poder se revelaba como “el poder del deseo”. La historia actual nos dice que –mirado desde el vértice de Saturno en Escorpio- se trata del deseo patriarcal y oscuro de sometimiento.

Saturno estaba acompañado por Venus en Escorpio durante ese Eclipse: lo femenino oscuro, la parte doliente de Eva –Lilith aullante en el desierto- venía a decirle a ese deseo masculino desbocado y violatorio: hasta aquí. Stop. La Ley de lo femenino oscuro y doliente te hará frente de ahora en más.

PERO ALGO NOVEDOSO SE INTRODUJO EN EL SOLSTICIO DE DICIEMBRE DE 2012
Por lo menos desde 1945 a la fecha, hasta donde llegó mi chequeo, no hubo semejante configuración de yod boomerang -el Yod y la Espada- en un solsticio capricorniano.

Volviendo a repasar: si miramos la Espada en Cruz, en la empuñadura estuvo el Sol a 6 de Sagitario durante el Eclipse de noviembre y en el mes siguiente, para el Solsticio, le cedió el trono a Venus. Abajo en el filo de la espada estuvieron la Luna, Lilith y Júpiter durante el Eclipse, y para el Solsticio quedó Júpiter solo, firme como el guardián de tan importante posición (el Apex o vértice que siempre tiene, según la tradición astrológica, gran parte del “mensaje simbólico” de la configuración).

Arturo como rey solar antiguamente protagónico –Sol en Sagitario- cedió su espada a lo Femenino Viajero, a Morgana la sacerdotisa en la barca del nuevo viaje que se inicia -Venus en Sagitario. Desde la base, sigue Júpiter soportando la punta filosa de la espada: Arturo el justiciero no sólo apoya esta nueva gesta de lo femenino, sino que se compromete a velar por su efectivo cumplimiento.

Durante el eclipse de noviembre este aspecto justiciero se encontró reforzado por la Gran Madre Luna (Eva) de la mano de su hermana oscura y doliente: Lilith. Este sería el aspecto “bruja oscura y temida” con el que Morgana fue investida en la gesta patriarcal; en el eclipse de Luna hubo que enfrentarse con este contenido oscuro del psiquismo colectivo.

Luego en el Solsticio, Eva la Luna pasa a Aries y se reencuentra con la libertad perdida (allí la espera Urano) mientras Lilith retrograda hasta un signo más venusino (Tauro).

Venus despliega sus velas buscando aventuras vinculares nuevas, mientras Júpiter explora a su vez nuevas maneras de insertar la espada de la Justicia.

El año 2012, recordemos, fue también “casualmente” el de la alineación venusina que sólo cada 8 años nos muestra sus tesoros (5). El número 8 insiste en aparecer, por lo tanto. El número de la alquimia, el de la división angular del Ciclo de Lunación tan observado por nuestra astrología de cuño rudhyeriano (6).

SINTETIZANDO, SI NOS ANIMAMOS...
Que aparezcan los dos planetas llamados “sagrados” –Venus y Júpiter- en posiciones tan protagónicas durante el Solsticio del 2012, con el valor agregado de ser una fecha anticipada "proféticamente" por tantos analistas del Cielo, parece constituir un interesante hilo conductor.

¿Podríamos simbolizar este Solsticio, tan invocado como mojón universal, como el giro cardinal del Alma de lo Humano Colectivo, en su búsqueda del Encuentro con la Otra Parte? Entendiendo Alma como una distancia a recorrer conscientemente, como una inclusión jupiteriana a partir del principio masculino de la mente en expansión. Entendiendo Encuentro como el Amor venusino –receptivo, femenino- que desde el origen de lo humano estuvo a disposición de varones y mujeres, pero hasta el momento debió esperar su turno para revelarse.

¿Podríamos otorgar este leit motiv al 21 de diciembre 2012: Renacimiento de lo femenino / Nueva vitalidad de lo masculino?

Durante el 2016 comencé una nueva exploración a través de la estrella fija Régulus, ingresando -desde la perspectiva de nuestro zodíaco trópico- a Virgo. Regulus es la estrella más brillante de la constelación de Leo. Siguiendo hipótesis que vi asomar por las redes, me sumé a una lectura inicial de este poderoso tránsito (Régulus era vista en Leo desde hace más de 2000 años, casi desde toda la era de Piscis): y ahora pasando a Virgo puede ser leida como la irrupción imparable de lo femenino solar. Durante la exploración del año 2012 todavía no tenía in-mente estas nuevas hipótesis, si bien el ingreso de Régulus a Virgo tuvo lugar en noviembre del 2011. Hoy veo cuán concatenadas están ambas situaciones.
 
LA IMPORTANCIA DE RITUALIZAR.
Hemos ya escrito sobre esto, y bastante, a lo largo de estos años. Carece de relevancia si el 21 de diciembre del 2012 hubo efectivamente una alineación con el centro de la galaxia, por parte de nuestro Sol y nuestra Tierra. La mayoría de los astrónomos lo desestima, muchos astrólogos insisten en que sí. No importa mayormente si es así o no (ésta es la opinión de muchos otros, entre los que me cuento).

Lo que sí importa es que se insertó, con gran fuerza, el surco de la ritualización en nuestras conciencias. Ligado, antes que a las percepciones humanas -muchas veces falibles- a los movimientos visibles e indudables del cielo. Un solsticio es algo “indudable”: ocurre dos veces por año y tiene que ver con la relación luz/oscuridad (Tierra/Sol). Que se haya inscripto en esa fecha solsticial del 21 de diciembre del 2012 la oportunidad de meditar –un poco apocalípticamente, es cierto- sobre los portales o pasajes o aperturas de percepción, me parece por lo tanto lo más oportuno y digno de celebrar.

LOS RITUALES PROFUNDOS SON SIEMPRE MANDÁLICOS
Están ligados al movimiento circular y compensatorio de la Tierra en el gran sistema solar, galáctico y cósmico. Pero para que se nos arme el surco mandálico en el psiquismo –misteriosamente “distraído” por el mito sombrío del tiempo lineal- hace falta que estos rituales se repitan, se insista en ellos. Hace falta que sean semejantes a una “señal repetida una y otra vez”... ¿para avisar a quién, o a qué? Quizá a nadie, más que a nuestra conciencia.

Las señales de la nueva percepción humana, como siempre, las podemos seguir a través del talento de los artistas. Si son señales  acuarianas, desde hace más de un siglo las podemos seguir desde la ciencia ficción. Ahora no se trata sólo de Julio Verne, Isaac Asimov, Ursula Le Guin o Ray Bradbury, popes de la literatura de anticipación; ahora lo podemos seguir también a través de los guionistas de series televisivas. Tanto en “Lost” como en “Fringe” su autor J.J. Abrams incluye el siguiente leit motiv (entre tantos otros): alguien se ve compelido a sostener en el tiempo, de manera regular y sostenida, una señal o aviso, aunque no sabe bien por qué. Finalmente se constata que es para “avisar a otras conciencias, que habitan otras líneas del tiempo”. ¿Queremos algo más acuariano que esto, más intuitivo y de anticipación que estas imágenes?

Quizá esta pulsión a la “Magia y Ceremonial”, por decirlo en términos esotéricos, sea algo que también nos define en estos momentos como especie. Tanto como la pulsión a la justicia (Júpiter) y al amor por la unidad (Venus). Por eso, siempre sugiero que miremos estas series: sin saberlo probablemente –o quizá sí- estos autores vienen a traernos el aroma del futuro de la especie.

Claro que también se expresan en estas realizaciones artísticas, los aspectos de “locura fea y oscura” que amenazan, como nube tóxica, estos tiempos de temores apocalípticos. La difícil y desafiante cuadratura de Urano y Plutón en el Cielo, con el trasfondo de Neptuno y Kyrón en Piscis, nos ofrecen también escenarios inquietantes (en todo el planeta). Los desbordes emocionales imparables de franco-tiradores enloquecidos que llevan a asesinatos de inocentes. Las rabietas y argumentos irracionales de periodistas y comunicadores supuestamente “bien pensantes”, ante lo que no entienden. Las decisiones auto-destructivas bajo el argumento de opciones políticas y económicas como las que signaron la actual etapa argentina, a partir de las elecciones presidenciales de fines del 2015.

Hay también signos de “locura linda y blanca”: gente subiendo a cerros con la ilusión de ser abducidos aquel 21 de diciembre del 2012, o de elevarse en masa a través de meditaciones colectivas. En “Fringe”, especialmente, es lo que le ocurre a Walter Bishop, el viejo genio despistado, cada vez que toma LSD para recuperar sus intuiciones perdidas... ¿las personas muertas que se le aparecen son producto de su mera imaginación lisérgica, o también vienen de “otras líneas del tiempo”?

Neptuno en Piscis nos acercará cada vez más preguntas en este rubro, el de las líneas “divisorias” entre la Vida y la Muerte ... Por lo menos, para corrernos de las previsibles respuestas con las que hasta ahora venimos intentando calmar nuestra angustia frente al mayor de los misterios de nuestra encarnación terrestre.

Todo esto -quizá- pudo empezar a abrirse de manera contundente a partir de aquel esperado Solsticio del 21 de diciembre del 2012. 

Bendiciones para todos...

Olga Weyne-
Buenos Aires,  27 de mayo 2016 (sobre un escrito originado el 21/XII/2012)
-------------------------------------------------------------------

TERCERA PARTE: CONTINUA EN 

-------------------------------------------------------------------
NOTAS:

(1) http://oweyne.blogspot.com.ar/2011/07/el-dia-fuera-del-tiempo-el-ano-nuevo.html
http://pijamasurf.com/2011/07/dia-fuera-del-tiempo-y-ano-nuevo-maya-2011-mago-ritmico-blanco/#

(2) http://www.lunarliving.org/astrology/yod-boomerang-aspects.html

(3) http://darkstarastrology.com/lilith-conjunct-jupiter-2011-2012/

(4) “Mujeres que corren con los lobos”, Clarissa Pinkola Estés, Sine Qua Non, Barcelona, 1998.

(5) http://oweyne.blogspot.com.ar/2012/05/eclipses-de-sol-y-de-luna-y-transito-de.html

(6) "El ciclo de las Lunaciones", Dane Rudhyar, Ed Sirio, 1987.

--------------------------------------
OTRAS FUENTES PARA CONSULTAR
http://jungastrologiamitosyarquetipos.blogspot.com.ar/2012/12/acerca-de-la-alineacion-galactica-del.html

http://www.lanasa.net/

http://www.elmundo.es/elmundo/2012/12/14/ciencia/1355487788.html

EL YOD Y LA ESPADA (1) .REMEMORANDO EL 21 DE DICIEMBRE DE 2012 (ÚLTIMO GRAN GIRO DE LA HISTORIA PLANETARIA)


LA ELOCUENCIA DEL CIELO EN AQUELLA FECHA.
UNA MEDITACIÓN ASTROLÓGICA
Parte uno
-------------------------------------------------
Continúa en parte dos
-------------------------------------------------

No sé si será el fin de los “tiempos”, pensaba en esos días, cuando se hablaba de profecías mayas y de apocalipsis... ¿quién aquí en la Tierra se animaría a decir que lo sabe? 

Mucho se abusó asustando a gente inocente con esas profecías. Supuestas tradiciones astrológicas de todas las culturas del mundo -se dijo una y otra vez- coincidirían en situar esa fecha como la del final de una era. Semejante afirmación implicaba una carencia alarmante de lecturas e interpretación de los textos antiguos. Sin embargo, con la habitual impunidad new age de algunos difusores, se seguía escuchando esa afirmación por boca de "expertos"; por supuesto sin mencionar la menor fuente –seria, confiable y chequeable-  al respecto.

En los últimos meses del 2012 algo fue aflojando, es cierto. Las versiones se suavizaron un tanto: no se trataría finalmente del fin del mundo, pero sí de una transición rotunda en las creencias humanas. Como esto nadie lo podía negar y por otro lado no requería de signos geológicos o meteoros fulminantes, era más fácil adherir a la propuesta. 

No dejé de observar en esos días, sin embargo, que el volcán Tungurahua de Ecuador arreciaba sus erupciones y que las tormentas solares se habían acrecentado. No me oponía a la idea de dejar algunas puertas abiertas al imprevisto milenarista... Lo que cuestionaba -y lo sigo haciendo- era la falacia de su supuesta anticipación.

¿PROFECÍAS MAYAS O PERCEPCIONES NEPTUNIANAS?  UNA REFLEXIÓN EN TORNO AL PODER COLECTIVO DE LA MENTE
Si una fecha es arbitrariamente designada como "un día especial" y existen millones de personas considerándola como tal, es innegable que este día quedará impreso con una “fuerza especial” en el inconsciente colectivo. Desconocemos el origen del mecanismo por el cual se conforma "la sustancia de los arquetipos" pero es innegable que estas imágenes son el resultante del valor agregado que teje una conciencia colectiva sincronizada en torno a un mismo pensamiento o creencia.



Muchas, por no decir casi todas, las fechas etiquetadas como "históricas", no son más que marcas dejadas por el arbitrio de los historiadores quienes, por lo general sin demasiado debate previo, instalan estas convenciones masivas como ejes de las creencias populares. A partir de esa instalación, estas fechas se erigen en dispositores colectivos para la realización de rituales compartidos; pensemos en las famosas "fechas patrias", muchas de ellas signando incluso las Cartas Natales de los países. 

¿Existe alguna fecha importante per se, de acuerdo al sentido de un calendario como mapa cronológico, o más bien es la creencia sincronizada en este carácter “especial” lo que dota de fuerza a un día cualquiera? Los astrólogos responderíamos a esto que las únicas "fechas per se" son las que provienen de los tránsitos planetarios. Pero que los sucesos significativos en el mundo de afuera, en sintonía con estas fechas, son sincrónicamente los precipitadores de estos contenidos "especiales", generadores de cualidades a la vez especiales.

José Argüelles, el difusor del Calendario Maya en versión contemporánea, falleció en el año 2011, antes de llegar a la mítica fecha del 21 de diciembre de 2012 en la que intuía la conclusión de un ciclo y la llegada de un cambio planetario que elevaría la conciencia de la humanidad. Su interpretación tan particular lo llevó a otorgar nombres realmente bellos y hechizantes a los distintos pasos del viejo calendario maya y ha terminado por constituir, no una investigación histórico-antropológica propiamente dicha, sino una resonante obra de arte. 

Quizá "lo suyo" fue la creación de un nuevo mito o como dice el autor de la página que cito abajo: "un sofisticado juego de rol, que en ocasiones juega con las creencias y el fanatismo y raya en la desinformación pero que también propone un nuevo e importante entendimiento de los ciclos del tiempo en armonía con el ser humano" (1).  

En síntesis... ¿profecías mayas o percepciones neptunianas? Confieso que me da igual y que me parece irrelevante seguir con estas discusiones bizantinas, en tanto no vendamos gato por liebre –visiones subjetivas travestidas de investigaciones científicas. Si el contenido de estas profecías y/o percepciones es oportuno, vital y de renovación para la Tierra y sus habitantes, pues adelante con la confianza que podemos depositar en ellas. Será para bien de todos.

LOS ASTRÓLOGOS ¿TENEMOS ALGO PARA APORTAR A ESTA FECHA?
Me propuse escribir lo que sigue no sólo para astrólogos; no es sencillo pero quise intentarlo. Las especificaciones técnicas las escribí en rojo bermellón (para que los “civiles” pudieran saltearse, si querían, esa parte de la lectura).

Recién en los últimos días del 2012 cobré conciencia sobre el “diseño en el Cielo” que veníamos teniendo, desde el último eclipse (parcial de Luna) del 28 de noviembre, diseño que perduraría hasta el 21 de diciembre y aún más. Se lo llama Yod y está integrado por dos quincuncios y un sextil. Es obvio que durante una Luna llena hay más posibilidades para esta configuración -porque la oposición entre el Sol y la Luna es dato obligado- pero lo notable fue la perduración de esta configuración en momentos posteriores.


No es que no viéramos que había un Yod en el Cielo; de hecho en varias páginas astrológicas se habló mucho del mismo y en nuestros grupos de estudio lo veníamos mencionando desde principios del 2012. Lo que me fue pasando es que -día a día- tomé contacto creciente con cierta simbología oportuna, en el plano de las imágenes arquetípicas y de la pintura que nos permiten hacer de los ángulos planetarios.

Desde ese contacto escribí algunas líneas a fines del 2012 y hoy en mayo del 2016 las estoy aquí reeditando. Sigue siendo un intento por compartir vivencias. Pero siempre son las sincronicidades ante todo, las que guían y detonan (a través de las cuales el destino nos habla y nos indica que “también” bailamos al son de los ritmos estelares). Me voy a referir a varias de esas sincronicidades en el relato que sigue.

EN LA RED LUNA/VENUS

El 21 de diciembre del 2012 cayó viernes, día en el cual -en el circuito de la Red LunaVenus- se reunía el seminario “Lobas Avalon". En ese grupo iniciamos durante el año 2012 una exploración semanal, con varones y mujeres, del mito artúrico (Camelot) y su contrapartida femenina (según el texto de “Las Nieblas de Avalon” de Marion Zimmer Bradley). 

Buscando imágenes para subir a las gacetillas, apareció la espada en el fuego (símbolo del Rey Arturo como lo masculino solar); es la que figura al comienzo del artículo. Y la barca en el agua (conducida por su hermana la sacerdotisa Morgana como símbolo de lo femenino profundo).

Usamos por varias semanas estas imágenes, sin darnos cuenta que nos estaban hablando de manera puntual -como reflejo- de la gran configuración planetaria que se estaba formando de a poco en el Cielo. Se trataba de un Yod -que incluía una oposición. Se suele llamar "Yod boomerang" a esta configuración y a mí me gustó sumarle el nombre "El Yod y la Espada" (2).

El mito en su versión patriarcal nos dice que Excalibur, la espada de Arturo, lo hizo invencible “porque él la extrajo de la piedra”, pero no se dice que, si eso fue así, fue porque se la protegió a través de la magia en la vaina encantada confeccionada por Morgana, la Dama del Lago y las demás sacerdotisas de Avalon.

El Yod, distancia entre planetas que dibujado equivale a un triángulo isósceles, simboliza esta concavidad de lo femenino –la barca, la vaina, el hueco en la piedar, la vagina- dando fuerza y poder en este caso a lo fálico masculino, que dibujado en el cielo equivale a una configuración que cruza una oposición con un sextil. Veamos de nuevo la analogía en el diseño angular.

Bajemos ahora parte del mensaje mítico-astrológico a nuestra vida cotidiana.

EN NUESTRO PAÍS, LA ARGENTINA
Como es habitual, expongo lo que sigue desde mis creencias personales: éstas me dicen que no existe ningún astrólogo que tenga línea directa con las estrellas, para arrogarse el rol de mensajero de las mismas. Resulta necesario poner en juego nuestras creencias, así como aceptar que éstas queden implicadas en la lectura astrológica. Esto sólo es posible si diferenciamos niveles de lectura. Por un lado podemos decodificar ángulos del Cielo, esta es nuestra especialidad y entrenamiento; es el único punto en el cual todos los astrólogos podemos coincidir. Si hay un yod en el Cielo, hay un yod en el Cielo; percibirlo no es cuestión de creencias personales sino una evidencia fáctica. Pero al mismo tiempo, como humanos, aportamos interpretaciones que son parciales, acerca del significado de ese diseño estelar. Quien lo niegue y afirme que puede leer en el cielo una única verdad, juega en mi opinión con la credibilidad de la gente.

Desde esta perspectiva, sobre todo cuando analizamos hechos históricos y políticos, es una necesidad profesional que el astrólogo explicite desde dónde mira, desde dónde se compromete con su presente, sin necesidad de situarnos ni evaluar todos desde la misma ventana, pero con el requisito de no invisibilizar nuestras opiniones personales bajo un manto de supuestos mensajes irrefutables de las estrellas.

Todo esto condice con lo inevitable: no podemos alcanzar la objetividad total cuando somos parte de algo. Pero sí, estamos obligados a la responsabilidad y el rigor intelectual. “Yo pienso así, puedo equivocarme, discutamos”.

YOD Y ESPADA EN EL CIELO... ARGENTINA EN LA TIERRA


Esto expresaba la carta del Solsticio del 21 de diciembre de 2012. Comparada con la carta del Eclipse de Luna del mes anterior, vemos que se mantiene casi intacto el diseño -el Yod y la espada- sólo que en lugar del Sol aparece Venus, en su lugar exacto o sea, a 6 grados de Sagitario (y obviamente se corrieron los planetas más rápidos).

El Poder (Plutón), la Ley (Saturno) y la Justicia (Júpiter) inauguraron en los días finales del 2012, un trípode de temas centrales que signaron de allí en más y hasta el presente, la historia de nuestro país. Los temas provenían de noticias referidas al desenlace de procesos judiciales, como el del Grupo Clarín con el Gobierno, el del Tribunal del Mar frente a los fondos buitres (ordenando la liberación de la Fragata Libertad) y sobre todo, el criticado fallo del tribunal tucumano en contra de Susana Trimarco, por el secuestro de su hija). Plutón, Saturno y Júpiter como los 3 vértices del Yod, se hacían presentes a través de estos movimientos de lo socio/político y de creencias del inconsciente colectivo nacional.

Si bien los escenarios preparatorios tuvieron que ver más con arquetipos masculinos –la lucha por el poder de la palabra, con el Grupo Clarín, la lucha por el poder financiero, con los fondos buitres incautadores de la Fragata- lo que más nos conmovió fue una lucha protagonizada por lo femenino: el atroz fallo patriarcal en el juicio por la desaparición de Marita Verón, la joven secuestrada y sometida por las redes de trata. Este fallo fue luego revocado -diciembre 2013- y el triunfo de la valiente madre Susana Trimarco fue un aliento profundo para gran parte de la sociedad argentina. Pero a fines del 2012 parecía que el poder oscuro de la gran cloaca judicial argentina iba a ser definitiva.

Esto nos llevó a analizar las cartas en las que el Yod y la Espada nos venían susurrando mensajes.

Observemos quién, en la primera carta -la del Eclipse lunar de noviembre 2012- estaba incluida en la punta de la espada jupiteriana: la mismísima Lilith (3). Ambas caras de lo femenino -Eva la Madre Lunar y Lilith la Prostituta Sagrada- aparecieron durante el Eclipse de Luna flanqueadas por Júpiter en el vértice – a 11 de Géminis- y arriba por el Sol sagitariano del momento.

Una lectura arquetípica podría decirnos que la oposición Sol-Júpiter, con la Luna y Lilith en conjunción, en la carta del día del Eclipse lunar, representan cabalmente uno de los costados más heroicos, inteligentes y justos de la masculinidad. Arturo el Rey Solar de la Justicia, la Inteligencia y la Nobleza, sosteniendo y apoyando la mayor de las tareas de lo femenino profundo. Nada más difícil que unir sus dos aspectos –la madre y la hija, ambas separadas por el malentenido milenario de la oscuridad peligrosa de lo femenino sexuado: las discípulas de Venus, sacerdotisas del amor y del deseo, prostituidas y depredadas por el patriarcalismo y condenadas a la trata de personas, junto con otros seres vulnerables.

También la Plaza de Mayo del 9 de diciembre del 2012 -festejándose el Día de la Democracia- sumó simbología a esta configuración celeste. Una mujer heroica –lunar y venusina a la vez- Cristina Kirchner, se manifestaba empuñando la espada del poder revalidando su fuerza y carisma ante un público festivo y optimista, de varones y mujeres, de jóvenes, adultos y viejos... todos unidos en una propuesta de sumar sentido al Viaje y de hacer oídos sordos a los cantos de las Sirenas oscuras del pasado. Podía hacerlo porque la había precedido un varón artúrico -Néstor Kirchner- que incluyó lo más valioso de este mito en su viaje del inconsciente: la admiración y el deseo de estos varones solares por las mujeres fuertes, articuladas, valientes y a la vez –quizá por estas mismas cualidades- venusinamente deseables.

En la carta del Eclipse de noviembre 2012, Venus se sumaba en conjunción a Saturno en Escorpio en un extremo del sextil de la espada, mientras que Marte quedaba en conjunción partil a Plutón, en el otro vértice. En términos arquetípicos, esta “cruz de la espada” nos mostraba la mayor de las tensiones de esta configuración; en un polo se podía leer el poder aún vigente de las viejas formas patriarcales, sobre todo en el plano del abuso sexual, pero destinado irremisiblemente a morir en el corto o mediano plazo (Plutón-Marte en Capricornio). En el otro polo, la resistencia emocional que el inconsciente humano opone aún a la maduración del vínculo amoroso, que de manera también irremisible se va imponiendo a la par, entre masculino/femenino. Más la consiguiente frustración que todavía existe en el mundo, cuando los jueces siguen aplicando una “Ley” que no es más que su propio prejuicio sexista y oscuro (Saturno-Venus en Escorpio).

Ahora bien: la distancia entre ambos polos es un sextil (60 grados), reiterando la impronta geminiana que reina en el filo de la espada. Esto facilita la difusión, la puesta en palabras, la explicitación, de todas estas tensiones dolorosas.

PARTILIDADES ASOMBROSAS: MÁS SINCRONICIDADES PARA ESTE DÍA NOTABLE A NIVEL ASTROLÓGICO.
En la segunda carta, la del Solsticio del 21 de diciembre 2012 –con el Sol entrando en Capricornio- vemos que ya Venus ha salido de Escorpio y la encontramos en Sagitario ...¡en el grado 6, o sea, exactamente en la posición que tenía el Sol el día del Eclipse! Esta es una de las sincronicidades asombrosas del día de "la gran profecía", a la que hay que sumarle la posición partil –exacta- a 8 grados, de Plutón en Capricornio, Saturno a 8 grados de Escorpio y Júpiter a 8 grados de Géminis.

Marte se apartó, deslizándose de a poco hacia las profundidades de Capricornio, la Luna se ubicó ya en Aries, en conjución abierta con Urano. Y Lilith también se corrió hacia el grado 29 de Tauro, con lo que Júpiter quedó solo y radiante en el filo de la espada, a 8 grados de Géminis.

En la carta de la Argentina vemos que Urano natal está en el grado exacto -6 de Sagitario- en el que cae Venus en esta oportunidad. Lo hace en la casa dos de la carta del país, insistiendo por lo tanto en su propuesta: nuestros recursos vienen desde aquí, desde lo creativo profundo, desde la capacidad para dar vuelta de manera total viejas creencias colectivas. No vienen del trigo, las vacas y la soja –valioso piso de abundancia que no dejamos de agradecer- nuestros recursos vienen del animarse a renovar, arriesgadamente, las viejas estructuras.

En nuestra historia esto lo hicieron las Morganas –sacerdotisas rebeldes del mundo de la política patriarcal- como Juana Azurduy, Mariquita Sánchez, Camila O´Gorman... y todas las que heredaron la magia de “separar las Nieblas para ingresar al poder milenario de Avalon”: Eva Perón, las Madres y Abuelas de la Plaza, Cristina Fernández, Susana Trimarco...

Son amazonas, claro está. ¿Quiénes podrían, dentro del sexo femenino esclavizado por milenios, arrancar la espada patriarcal tolerando su fuego, y volver a blandirla por su filo? Pero la novedad del momento  presente es crucial: desde el 25 de mayo del 2003, en la historia argentina, Arturo también retorna, con una vuelta poderosa de las cualidades masculinas más necesarias: el poder, la ley y la justicia. Ejercidas de manera diferente, costosamente renovadas... quizá por décadas aún en necesario entrenamiento. 

En momentos como los que vivimos hoy en el 2016, con el retorno agónico de un patriarcado decadente, apoyado en el canto del cisne del neo-liberalismo, estas conquistas de la nueva expresión del vínculo masculino-femenino parecen estar amenazadas, y de hecho lo están. Pero no hay vuelta atrás una vez que arrancó un proceso vital; a la manera de las retrogradaciones planetarias, se trata de una oscilación necesaria para el ritmo global del camino, que sigue siendo espiralado y en dirección hacia lo cada vez más abierto.

EN LO PERSONAL
Suelo compartir vivencias; no sólo lo necesita mi Luna en Géminis. Siento que es una devolución agradecida por las miles de historias vitales que generosamente me abrieron y siguen abriendo consultantes y alumnos, en este cuarto de siglo que lleva ya mi profesión como astróloga.

La vivencia que quiero compartir aquí no es liviana, ni frecuente. Sincrónicamente otra vez, doce horas antes del Solsticio... ¡entraba Saturno por mi ascendente! Venía anticipando este tránsito desde hacía mucho, mucho tiempo. Hace 29 años, en la pasada anterior de Saturno... ¡me hice la primera carta natal! Pocos meses después me puse a estudiar astrología. Un nuevo escenario del mundo global se abrió en ese momento ante mí. Tres años después, en 1987, entré a Casa XI en el año de su fundación...

El 18 de diciembre de 2012, tres días antes del Solsticio y de Saturno entrando nuevamente a mi ascendente, di mi última clase de astrología en Casa XI. Desde el año 2008 en que cesó mi participación en los teóricos como docente regular, mantuve un seminario para egresados que terminó poco antes del solsticio, con una gran emoción ya que también pudo ser ritualizado con profundidad y contacto (como lo hiciéramos en diciembre de 2007 con la anterior secuencia). O sea que me fui retirando de la querida casa de la calle Cabrera así, en pequeñas oleadas, desde el 2007 al 2012. Es sabido por quienes me conocen, que fui dejando de compartir miradas y creencias -astrológicas, culturales y políticas- con mis antiguos colegas de CXI e incluso con su director; pero que sigo y seguiré siempre honrando y agradeciendo ese cuarto de siglo venturoso que me unió a todos ellos, en particular a Eugenio Carutti, mi guía e introductor en este poderoso lenguaje sagrado: la astrología.



De allí en más, toda mi circulación vocacional-profesional se albergó en la Red LunaVenus -fundada en el 2001- y en sus diferentes espacios, cursos y foros. 

Quienes a lo largo de estas décadas han seguido nuestros trabajos en dicha Red, conocen la importancia que conferimos a los rituales como medios para amojonar dentro del psiquismo los ángulos y ritmos del baile amplio: el que nos marcan “las estrellas”... No puedo dejar de ligar por lo tanto el Solsticio de diciembre 2012 con mi despedida final de Casa XI. 

También hago este relato personal porque lo siento ligado a la misma mitología. Percibo que la poderosa espada artúrica que terminó de forjar mi Animus en estos 26 años de participación en Casa XI –por la mano de su representante más jupiteriano, el entrañable maestro Eugenio Carutti- desde hace bastante tiempo atrás está intentando también hacerse experta en estas manos femeninas.

Morgana vino a esta red de mujeres a través de “Las Nieblas de Avalon” a decirnos que ya era la hora... y de hecho la hora se venía dando desde hace unas décadas atrás. Nuestra primera introductora fue Clarissa Pinkola Estés (4) ayudándonos a forjar el “alma lobuna plural” previa e indispensable, sin la cual esta espada de fuego no podría ser jamás usada por manos –mentes, corazones, almas- femeninas.

Entonces también celebro y uno, al resto de las sincronicidades del momento, aquel rito de pasaje de mi vida personal, que a partir de ese momento me encuentra trasbordando a otro escenario de experiencias. Gracias a todos, queridos amigos, por tanta ayuda recibida...

-------------------------------------------------------------------
NOTAS:

(4) “Mujeres que corren con los lobos”, Clarissa Pinkola Estés, Sine Qua Non, Barcelona, 1998.

(5) 
http://oweyne.blogspot.com.ar/2012/05/eclipses-de-sol-y-de-luna-y-transito-de.html

(6) "El ciclo de las Lunaciones", Dane Rudhyar, Ed Sirio, 1987.
--------------------------------------

OTRAS FUENTES PARA CONSULTAR
http://jungastrologiamitosyarquetipos.blogspot.com.ar/2012/12/acerca-de-la-alineacion-galactica-del.html

http://www.lanasa.net/

http://www.elmundo.es/elmundo/2012/12/14/ciencia/1355487788.html