lunes, 29 de julio de 2013

EL GRAN SEXTIL CÓSMICO DEL 29 DE JULIO DE 2013...

Y MUCHO MÁS

LO QUE SIGUE ES PARA TODO LECTOR INTERESADO, NO SÓLO PARA ASTRÓLOGOS... ESTA VIBRACIÓN YA ESTÁ ENTRE NOSOTROS.

No es un "posteo" de circunstancias, es un artículo -por ello extenso y con requerimientos de lectura calma- en el que incluyo varias meditaciones y reflexiones de este último semestre. La Gran Configuración sirvió de catalizador...

Carta de configuraciones impactantes: 29 de julio 2013


------------PARTE I---------------
INTRODUCCIÓN

ESTE MAPA PUEDE SER COMPRENDIDO POR CUALQUIERA, SEA O NO ASTRÓLOGO.
Por eso lo pongo aquí arriba, si bien el que voy a usar en las reflexiones, más abajo, es el que calculé desde Buenos Aires, donde se reiteran estos "dibujos" pero con agregados para mí muy importantes. Este mapa inicial y gráfico del comienzo, muestra "triángulos regulares en azul" (el Gran Sextil Cósmico, con uno de los Grandes Trinos reforzado) y "triángulos regulares en rojo" (las dos T-Cuadradas, una de ellas también reforzada). Alcanza la comprensión de cualquiera para percibir que esta coreografía, este orden regular entre las órbitas planetarias, no puede ser algo de todos los días...

Estos son algunos de "los dibujos regulares" que arman las distancias de los planetas entre sí, vistos desde la Tierra, el lunes 29 de julio de 2013 a las 15 hs GMT.

PUES BIEN, HAY MÁS, SI CALCULAMOS LA CARTA PARA BUENOS AIRES.  
ESTOY CONMOVIDA POR LA SINCRONICIDAD. 
"Como es arriba, es abajo" dicen que dijo Trismegisto, y si no fue así... quedó bien plasmada la sabiduría en esta frase originada en un antiguo conocimiento.
JUSTO EN ESTOS DÍAS ME/NOS VIENEN PASANDO COSAS, EN DISTINTOS CÍRCULOS DE LOS QUE PARTICIPO... TAN CONGRUENTES CON ESTA COREOGRAFÍA CELESTE...
¿De qué me asombro, si hace tanto que trabajo con este paradigma? Uno de mis amigos -un abogado escéptico- me mira con una mezcla de afecto y sorna.

SI TENÉS TIEMPO Y GANAS, LEE LO QUE SIGUE: ES OTRA NARRACIÓN SIMBOLIZADORA, O QUE INTENTA SERLO. AUNQUE EL DIBUJO ES DE POR SÍ ELOCUENTE Y QUIZÁ TENGAS SUFICIENTE CON ÉL COMO PARA SUMARTE A UNA MEDITACIÓN / OBSERVACIÓN COLECTIVA. 
Las notas al final del artículo son para amplificar y en algunos casos dar precisiones, respecto de los distintos códigos aquí abordados. Se puede leer el texto general sin ellas, aunque igualmente requerirá de cierto tiempo y paciencia, como habitualmente pido en estos  últimos tiempos  en que sólo vengo publicando un artículo de este tipo por semestre. Intenté mantener cierto tono coloquial para hacerlo un poco más digerible... Si después de este prefacio querés igual seguir adelante con la lectura completa del texto... ¡agradezco tu valentía y cortés dedicación!

DE CUALQUIER MANERA, LA MEDITEMOS O NO (LA OBSERVEMOS Y REFLEXIONEMOS O NO) ... ESTA VIBRACIÓN YA ESTÁ ENTRE NOSOTROS.


---------------------PARTE II---------------------
NARRACIÓN SIMBOLIZADORA (UN INTENTO DE...)

UNA GRAN OBVIEDAD
Vivo conforme este paradigma desde hace décadas. Este me dice (y actualmente me consta) que lo que el mapa de “el Cielo” diseña, momento a momento, nos incluye puesto que “la Tierra que somos” es parte (incluida) del sistema solar. Una obviedad grande como el mismo sistema solar o como la Vía Láctea que lo incluye. O como el universo que incluye a la Vía Láctea y a los miles de millones de galaxias más. Y conste que esto nos lo dicen los astrónomos que son gente seria (no como nosotros...) (1)
Nuestra percepción de humanos atemorizados/enfatuados lentamente se abre a este paradigma que nos muestra lo obvio. Y sin embargo todavía resistimos. Qué bichos inerciales somos...

VIVO/ VIVENCIO/ PERCIBO/ MEDITO...  Y BÁSICAMENTE...
NARRO "EN" LA TIERRA y "DESDE" ELLA.
Aunque intentemos simbolizar lo que nos incluye, por ejemplo el sistema solar, por ahora parece que no hay sino esto: sólo "somos" nuestro relato. Este es un paradigma, sólo uno entre tantos, y actualmente miro desde él pero no intento convencer a nadie porque no se trata de proselitismo. Sólo quiero compartir mi presente, como hago periódicamente, narrar mi relato, las simbolizaciones que formulo al percibir, la manera como vivo/soy/estoy. Este presente continuo incluye mis vínculos, mi vocación y mi trabajo como docente, investigadora y consultora, en la síntesis historiadora/astróloga que actualmente “me juega” (2). 

EN LO QUE SIGUE, ME ATENDRÉ A LA DINÁMICA DE LAS CONFIGURACIONES
No hablaré de los planetas y sus aspectos, ya que tendría que fragmentar demasiado... ¡porque todos están aspectados -ligados angularmente- prácticamente con todos!... En otras entregas si me da el tiempo (en ese caso para astrólogos) o en clase con los alumnos, por supuesto, la seguiremos.

ASÍ ESTÁ EL CIELO DEL LUNES 29 DE JULIO 2013, A LAS 18 HS. DE BUENOS AIRES. 
Miremos la carta, no nos inhibamos: alcanza con ver las figuras geométricas que arman los planetas entre sí. Un verdadero mandala creativo y complejo. Sólo le agregué otras "distancias angulares" porque incorporé a éstas el grado del ascendente (puesto que al situarse un lugar, en este caso Buenos Aires, se configura éste como arranque de la carta, dando lugar al despliegue matricial de los restantes once espacios o "casas". Miremos...

NINGÚN PLANETA NI POSICIÓN SIMBÓLICA DE LOS QUE SOLEMOS USAR HABITUALMENTE QUEDÓ AFUERA... Y NO ME REFIERO SÓLO AL DIFUNDIDO “GRAN SEXTIL”...HAY MÁS , MUCHO MÁS... 


Veamos de nuevo los dibujos en azul: tenemos por un lado el ya mencionado Gran Sextil Cósmico. Este inscribe dentro suyo la famosa "Estrella de David", conformada por dos triángulos equiláteros, uno hacia arriba y el otro hacia abajo, con todas las figuras geométricas posibles en su interior. Los astrólogos los llaman "Grandes Trinos" con su contorno de sextiles (60 grados de distancia), o gran hexágono regular.

Pero vimos que hay más: las líneas en rojo indican otros triángulos, en este caso rectángulos (dos aristas arman un ángulo de 90 grados, que los astrólogos llaman cuadraturas). Incluso se los ve sobre-puestos unos con otros, igual que en uno de los triángulos azules.

Para mi gran sorpresa, otra configuración insistió en aparecer. En este caso, ocurrió manteniendo como constante el horario de la Carta del cielo pero calculada para Buenos Aires. Vemos que el  ascendente, marcado como una “flecha” que da arranque a las 12 porciones de la Carta, queda también incluido, junto con su parte en espejo llamada descendente (la línea horizontal que divide en dos hemisferios, norte y sur, la carta) en un dibujo geométrico altamente significativo. 

Observemos: aquí se vuelve a armar lo que he re-bautizado como “el Yod y la Espada” (cfr nota 2), esa figura geométrica  especialísima, un triángulo isósceles muy agudo atravesado por una línea que une su vértice. ..¡pero en este caso aparece con el espejo equivalente opuesto! ... En una espada la punta es el Sol; en la opuesta o espejada, es el Ascendente. [Aclaración astrológica, los no astrólogos pueden obviarla; la pongo aquí aunque ya intenté explicitarlo en la nota 4 pero quizá lo hice en su edición del 29 de julio demasiado sintéticamente (acabo de ampliar un poco el concepto, en la nota a pie de página mencionada). El horario de las 18 hs para Buenos Aires fue el que encontré para que el grado de la Luna  fuera el grado que requería su participación dentro del Sextil, a la vez que dentro de la T Cuadrada. Me hubiera dado igual que fuera otro horario, lo único que me absorbía era el intento consciente de estimar un promedio tolerable lunar para ligar ambas configuraciones. Sobre el que resultara, calculé la carta para Buenos Aires. Como sabemos, inevitablemente en ese caso el Sol queda opuesto exacto al ascendente. Pero fue una consecuencia de lo anterior  no un horario buscado ex-profeso para que se dibujara sí o sí la configuración que yo denomino Yod y Espada... Cuando así se dio, lo estimé una sincronicidad digna de ser incluida en la exploración ] Agregado el 31-VII-2013.

Todo esto, recuerden, son mandalas, o sea, inscripciones geométricas dentro de una circunferencia... ¡en el primario me encantaba dibujarlos, para hacer menos tediosas las clases de geometría!... (3) 

---------
O SEA:
TRES SISTEMAS DE CONFIGURACIONES JUNTAS, EN UN MISMO MOMENTO, SI LO CALCULAMOS PARA BUENOS AIRES.
---------

¿Y QUÉ HACEMOS CON ESTO, “QUÉ ME SIGNIFICA” COMO DICE MI AMIGO  EL  ABOGADO? ALGUITO DE SIMBOLIZACIÓN, POR FAVOR...  QUE NO VIENE MAL
Simbolicemos entonces, arriesguemos desde mi/nuestra ventana. Desde ella va la narración, el relato de mi/nuestra vivencia/percepción/meditación...
“Somos” esos sistemas entrelazados ordenadamente. “Somos” esa música... Momento a momento, dentro de nuestras cajitas chinas, saliendo dificultosamente cada tanto de una de ellas... ¡creyendo haber comprendido “el todo”...! para  descubrir que salimos para quedar apenas en la cajita siguiente, un poco más amplia e incluyente, sí... pero nada más que ello. En lo personal, reconozco que un poco me frustra aunque actualmente -debe ser la edad- igual me alcanza con ir advirtiendo de a poco, caja tras caja, el curioso y a la vez portentoso orden de este movimiento. 
Este es el paradigma desde el cual –en este presente- miro. Entendiendo que es una de las tantas ventanas de esa claraboya circular,  desde las cuales hay intentos equivalentes al mío: varios estamos intentando dar cuenta de lo que vemos y cómo se mueve "el orden que da sentido a todo ese movimiento". Cada uno luego significa, narra, relata según su perspectiva, acerca de lo que cree percibir que ocurre en "el centro mismo" de esa ordenada o desordenada circulación (o circularidad en movimiento).

REITERO, ASUMIENDO EL RIESGO DE UNA HIPÓTESIS A SER REFUTADA: NO TENGO CONOCIMIENTO DE UN SISTEMA DE RELACIONES (CARTA DE UN MOMENTO) INTEGRADO POR TRES CONFIGURACIONES PLANETARIAS (FIGURAS GEOMÉTRICAS REGULARES)  QUE EN UN MISMO INSTANTE LIGUEN A TODOS LOS ELEMENTOS DE UNA CARTA CON UN ORBE AJUSTADO TOLERABLE (4).

ESTOY OBSERVANDO, Y OTROS ASTRÓLOGOS PORTEÑOS DESCARTO QUE TAMBIÉN PORQUE ES DEMASIADO OBVIO, TRES SISTEMAS DE CONFIGURACIONES (FORMAS GEOMÉTRICAS REGULARES) A LA VEZ. 

NO LAS ESTOY INVENTANDO, ESTÁN “AHÍ” PARA SER CONSTATADAS NOMÁS, EN UNA DE LAS CAJAS CHINAS MÁS AMPLIAS: EL SISTEMA SOLAR. Y PARA INTENTAR SER COMPRENDIDAS DESDE UNA DE LAS CAJAS MÁS CHICAS, INCLUIDAS EN ESE SISTEMA: POR EL PSIQUISMO SIMBOLIZADOR DE ALGUNOS HUMANOS.
Siguiendo este orden y de manera equivalente -de hecho, por analogía- no tengo conocimiento de una configuración del psiquismo humano colectivo parecido, en los últimos tiempos (5). Y dentro de una cajita análoga pero aún más chica (incluida en las anteriores), tampoco tengo conocimiento de una configuración de nuestras psiques “individuales” parecida (6) en los últimos tiempos (7).

ESTE "FENÓMENO" O SUCESO SINGULAR, MARCADO POR LA CARTA DEL 29 DE JULIO, DESDE MI/NUESTRA VENTANA (LA ASTROLÓGICA) SE FUNDAMENTA DE MANERA TÉCNICA IMPECABLE. PERO NO TEMAN, NO LO HARÉ EN ESTE ARTÍCULO, A FIN DE MANTENER EL ESTILO COLOQUIAL Y SIN TANTAS EXIGENCIAS DE PRECISIÓN. LO SIMBOLIZARÉ Y  NARRARÉ COMO SIGUE (ABRIENDO ANALOGÍAS DIDÁCTICAS, USANDO IMÁGENES Y METÁFORAS).

LOS TRIÁNGULOS EQUILÁTEROS, INCLUIDOS EN EL HEXÁGONO DE  CONTORNO REGULAR...
... equivaldrían "pitagóricamente" a una música acompasada y también ordenada y regular. Puedo tocarla, bailarla, usarla como fondo para mi relajación, para mis meditaciones, para mi contacto con la confianza en la Vida, incluso en los momentos polarizados/polarizantes como los que vivimos actualmente (no sólo en nuestro país). Esta “música” toca -como tránsitos del momento- algunos lugares de mi/tu propia carta natal, casi seguramente. O sea, de mi/tu "adn originario estelar". 

Puedo así aprovechar estos tránsitos para corregir/sanar/ transformar algún mal uso de ciertos “ingredientes” recibidos en mi/nuestra Carta Natal, por una práctica más relajada, comprensiva, amorosa (tanto en los vínculos personales, como en mis propios tironeos interiores) así como inaugurar vivencias nuevas, de amorosidad universal.

Mi amigo abogado se va poniendo nervioso y sus prejuicios anti-new age afloran... “ya salieron los violines y la música empalagosa de todo-bien-paz-y-amor..”

Esperame, le digo. Faltan los otros dos tipos de triángulos, perdón, de músicas. Pero también, falta ver que esta fluidez extensiva es sólo la parte inicial de la "música en azul" del Gran Sextil Cósmico. Inevitablemente empezamos a cantarla o bailarla así: con tonos y gestos de confort, de completitud porque en efecto, es un gran "regalo del Cielo" este equilibrio musical. Ocurre que si seguimos así durante toda la obra teatral o de la coreografía que estamos representando -nuestra vida- pronto se nos revelará que hemos quedado como un elástico flojo, con los músculos des-entrenados. Imposibilitados de incluir fuerza en semejante torrente de real bonanza y amplitud. 

Nos enviarán entonces, para fortalecer músculos y cuerdas vocales, a dialogar con la “otra música”, la de los triángulos rectángulos en rojo (las T Cuadradas) que también se albergan en la carta –forman parte de la misma obra- porque hemos quedado tan sumidos en la confianza de lo que recibimos, que en lugar de dinamizar y obtener fuerza para empezar a retribuir, para hacer feedback, podemos permanecer  hechizados por el “todo bien", "paz y amor", "me entrego a la vida", "que el cosmos decida", etc etc. (dando crédito y razón al prejuicio de mi amigo abogado). El guión está entonces previsto, en su desenlace. Seremos en cualquier momento arrollados por la otra música, la de los vibrantes triángulos rectángulos, porque es necesariamente complementaria de esta otra. Porque ambas forman parte de la misma obra. Entonces estos otros ángulos (acordes) en rojo nos pasarán inevitablemente por arriba y no sabremos cómo fue que derrochamos así semejante riqueza “espiritual, álmica, de paz y amor auténtico”.
Esta “música” -estos tránsitos de trígonos y sextiles-  toca algunos lugares de mi/tu propia carta natal, casi seguramente, el día 29 de julio 2013. Pero si se me reblandecieran demasiado esos lugares, con el riesgo de quedar como un estereotipo de “paz y amor, todo bien man”... puedo estar atenta para volverlos a tensar, a afinar. Para ello no tengo más remedio: necesito ver quiénes son los otros acordes de la partitura.

CÓMO CANTAN (Y/O BAILAN) LOS ACORDES ROJOS
Los triángulos rectángulos (los que están en rojo en la carta del 29) tienen por cierto otra idea sobre la función del arte. Para ellos, si no hay síncopas, más aún,  interrupciones o saltos abruptos, distancias impensadas de registros, choques de instrumentos y/o de cuerpos... la música o el baile se ponen  aburridos y desvitalizados. 
Puedo bailar o cantar esta parte de la carta, ya no obviamente como fondo para una relajación, sino como estímulo para un debate político, o cultural, o espiritual. O para poner sanos límites a alguien que en la calle (o en mi casa) está invadiendo o tironeando demasiado de mis cosas, o de mi paciencia. O para gestionar, construir, sostener lo construido. Qué buena música, dirá entonces mi auto-estima necesitada cada tanto de valoración y aplausos, y que también quiere participar de la obra representada.
Claro que esta zona de la partitura, es la que a veces se nos mete en la cabeza (como el famoso pájaro carpintero de aquella publicidad) y en lugar de afirmarnos y fortalecernos, quedamos tironeados y agotados por la tensión. Adictos a la guerra y el conflicto. Afuera “el enemigo”, ése/ésa que jamás diré que se parece a mí, ni por las tapas. Adentro “yo y los míos”. No intenten convencerme de que “esa o ese candidato” es otra cosa sino lo que yo leo de ella o de él. Si no me interesa la política “porque es sucia, fea y mala”, igual no escapo de esta polarización: yo y los míos miramos la vida como algo fluido y feliz, y “aquellos” desdeñables la miran desde “la agresión”. Si mi vida se centra en el debate, la construcción y la gestión, entonces desdeño a los que, según creo, sólo meditan, cantan y dicen que confían “porque viven en una nube de p.... sin darse cuenta de cómo los manipulan”. O sea que caigo en la equivalente, sólo que opuesta, polarización: yo y los míos somos socialmente sensibles y comprometidos, mientras que “aquellos” desdeñables sólo se interesan por sus ombligos.
Esta tensión polarizante es la parte inicial de la "música en rojo" de los triángulos rectángulos. Inevitablemente empezamos a cantarla o bailarla así: con tonos y gestos totalmente opuestos. Ocurre que si seguimos así durante toda la obra teatral, quedaremos totalmente duritos y cristalizados.

CÓMO HACER PARA INTEGRAR ESTOS DOS RITMOS TAN DIFERENTES...
LA CARTA DEL 29-VII-2013 NOS TRAE "LA TAREA": PARECE QUE TENDREMOS QUE INGENIÁRNOSLA.
Cada carta natal consta de diferentes ritmos.  Es como cada obra de teatro o música, que bien podrían ser analogías de nuestras vidas. Y eso es lo que retraduce una carta natal, para usar una metáfora amplia y compartible.
Lo del 29 de julio 2013 por lo tanto.. ¡los tiene a todos! ES UN RECORDATORIO EN EL PRESENTE MISMO, TODO JUNTO Y “AHÍ”, de lo que desde siempre nos viene articulando: ritmos fluidos intercalados con ritmos cuadrados, movimientos libres intercalados con movimientos de orden clásico. Cómo hacer para no desafinar, para no bailar rígidamente, para no caer en la simpleza de lo demasiado blando o fácil.
El problema no son los ritmos (o los géneros teatrales, o las coreografías)... el problema son/somos los intérpretes.
Hasta ahora creímos poder elegir, tal como creemos que elegimos en la vida cotidiana. Esta es una visión/creencia escasa, producto de nuestra fragmentación en todos los planos y niveles. Podemos elegir quizá el cómo y (un poco) dónde y cuándo hacerlo, dentro de la misma obra. Lo que no podemos hacer, es elegir o decidir cuándo -en qué momento- la obra cambia... cuándo  baja de cartel porque ya sube otra. Podemos elegir proponernos para el cásting de la nueva representación, eso sí... ¡pero hay que moverse, trabajar, practicar!

LAS ERAS: MOJONES HISTÓRICOS QUE COINCIDEN CON LOS MOJONES ASTRONÓMICO-ASTROLÓGICOS.
Desde mi/nuestro relato histórico renovado por la astrología, el ingreso a la Era de Acuario podría ubicarse promediando los años sesenta del siglo pasado. En todo caso, no es sólo una ópera rock o –como insiste en chicanear mi amigo abogado- “tu incomprensible parte new-age... vos que sos una historiadora, formada durante tantos años de investigación en temas serios, no puedo entender qué te pasa cuando hablás o escribís así”. Pero es mi amigo, me aprecia, me quiere, y yo quiero y aprecio igualmente su amistad. Nos queremos, igual que con tantos otros amigos y amigas, desde un lugar álmico profundo, además de cotidiano. O sea: puedo incluir su mirada, porque en el fondo él puede incluir la mía, pese a sus chicanas. Se percibe ¿no? Al dialogar así con este alter-ego estoy cantando y bailando A LA VEZ en o desde otro orden de la música o del baile. Y aquí se viene lo que faltaba...

FALTABA EL OTRO PAR DE TRIÁNGULOS: DOS ISÓSCELES AGUDOS ENLAZADOS EN ESPEJO. EL “YOD Y LA ESPADA” QUE TAN INSISTENTEMENTE SE VIENE PRESENTANDO DESDE FINES DEL 2012... ¡PARA BUENOS AIRES SE PRESENTA EN PAREJA!
No pensé que “se colaría” esta figura también en la carta del 29 de julio 2013. Pero sí, lo hizo, y el primer Yod pareció ya mucho... ¡pero cuando la calculé para Buenos Aires y vi que el ascendente los duplicaba -sin haber buscado conscientemente este resultado, sino que simplemente apareció allí, como para "tomarlo o dejarlo"... sentí algo difícil de definir! Y me jugué por redoblar la apuesta: este acorde es el de la SINCRONICIDAD, tal como intenté describir en mi artículo anterior (cfr. nota 2)... 
Occidente intentó una línea de adaptación rápida al esoterismo -con grandes atosigamientos y empachos mal curados- pero siempre subsistió otra línea menos conocida, que mantuvo la conexión con los misterios de la antigüedad. El malentendido de la dualidad, sin embargo, no pudo ser subsanado, hasta ahora por lo menos. Se siguen postulando ingenuamente a veces, entre los propios astrologos, “las lecturas esotéricas, kármicas”, etc. como opuestas a las lecturas de "temas mundanos" o de vínculos con lo cotidiano o con los político-social. Si se es un "astrólogo espiritual" se supone que "se debe intuir/percibir la totalidad ordenada de las estrellas" y desde allí situarse, vivir y hablar al resto de los no iniciados en lo sagrado. Este síndrome no lo padecen sólo algunos astrólogos, suele ser la reacción de un subjetivismo no entrenado, ante la igualmente brutal y reactiva posición de los que leen los fenómenos de cultura, sociedad, política desde modalidades equivalentemente binarias... 
Conclusión... ¡estamos inmersos todavía en el debate entre el Místico y el Científico, que ya a fines del siglo XIX sonaba agotado!
¿Por qué esta larga digresión cuando el título era El Yod...? Pues porque hasta hace poco se solucionaba el incordio de reflexionar sobre una de estas figuras, diciendo "suele estar en las cartas de los místicos". Punto y afuera.
En los tiempos que corren creo que todos somos ya místicos y A LA VEZ científicos, sin necesidad de abordar la realidad de manera religiosa ni académica. En todo caso y sincrónicamente, oscilando entre ambas miradas de manera cada vez más rápida. Así defino actualmente un Yod... La complejidad de la Espada ya la intenté narrar hace meses atrás. Y ahora el Cielo es el que redobla (literalmente) la apuesta: por lo menos desde Buenos Aires.

ESTAMOS EN EL SIGLO XXI... HEMOS CAMBIADO DE SIGLO Y DE MILENIO, PERO ÉSTOS "FINALES Y COMIENZOS" SON MOJONES O ACUERDOS QUE -SI BIEN GENERAN CONSECUENCIAS- PERTENECEN AL NIVEL DE LA CULTURA.

EL GRAN MOJÓN INCONTRASTABLE ES OTRO: HEMOS CAMBIADO DE ERA.
¿ENTONCES?
“Ya no pensamos más así” le dijo la esposa ¿muerta y renacida, resucitada, o directamente presente desde otro nivel? del protagonista viudo de Solaris, cuando éste desconcertado le preguntó al final... “pero... ¿estamos vivos o estamos muertos?”. Ella lo miraba sonriente porque obviamente no era un espectro. Pero tampoco era la humana que él había conocido antes de enviudar, antes de ponerla él mismo en el ataud y cubrirlo de tierra. Ella simplemente le responde para calmarlo, antes de partir ambos hacia otro tiempo/lugar: “ya no pensamos más así”. Lo retraduje para mí, como "ya no estamos presos de la falsa dicotomía vida O muerte" (8).
Por eso este acorde, el del Yod y la Espada, es algo así como el acorde imposible, pero a la vez necesario, sin el cual quedamos -en este presente compartido- como intérpretes desafinados, desacompasados, sobreactuados o inseguros. Quizá siempre estuvo en nuestras partituras o coreografías -en nuestras cartas natales o tránsitos planetarios a las mismas- pero no lo percibíamos. Quizá su exigencia de afinador de la estructura, recién se esté haciendo visible en estos tiempos, y por ahora en algunos lugares. Me consta que si bien vivo en la ciudad de Buenos Aires (CABA), sólo en algunos de sus recortes y recovecos he podido tocar la evidencia de este acorde, que dentro de algún tiempo quizá se manifieste a través de otro orden o configuración.
Mi ventana, mi paradigma, lee esta configuración, la del Yod y la Espada, como el nivel de la sincronicidad. Me/nos instala en otro nivel, donde el sujeto particular, supuestamente “en-sí-mismo” pero aislado, carece de sentido y significación.
Me/nos toca develar este acorde desde Buenos Aires, porque en la Carta del 29 de julio 2013 el ascendente cae a 6 de Acuario. La misma partitura (carta) calculada para otras localidades, no daría necesariamente esta configuración, aunque sí en algunas quizá... será tarea de otros astrólogos descubrirla, si les resulta significativo lo que aquí narro. Tenemos suficiente tarea por el momento con leer/narrar los mitos que -suponemos- aún enervan a la humanidad, y hacerlo DESDE éste mi/nuestro lugar natal: ciudad que particularmente habito desde hace cuarenta años y que me tironea y polariza entre los extremos de ambos acordes. Vengo a descubrir que, desde esta bendita ciudad, el doble Yod y la Espada quizá otra vez hayan estado presentes, pero quizá recién ahora salga a la luz su espejo, su estructura profunda. Necesitaré/mos entonces ahondar y ajustar el relato , la narración del mito, para incluir la irrupción imprevista -para mi/nuestro psiquismo- de este nuevo dato.
Desde este tiempo/lugar miro -incluso- el resto de mi/nuestro país, y el resto del planeta... ¡y anhelo mirar asimismo el orden del sistema solar y de todo lo que pudiera incluirlo! Pero si miro tan lejos, hoy por hoy, no puedo más que confundirme /confundirnos desde mi/nuestra humana encarnación, desde mi/nuestra cajita incluida.
Como sujeto particular que a la vez siento que "soy", este acorde, esta operación imposible pero a la vez necesaria, no sólo ha sacudido mi cajita particular, sino la de varios círculos que me/nos incluyen.
Voy a mencionar sólo algunos:
*Mi/nuestra casa, con sus vínculos personales y familiares (incluyo las mascotas felinas que me/nos hacen sentido, a mí y a mis familiares). 
*Mi/nuestros estudios-consultorios, con sus vínculos entre consultantes, alumnos, colegas.
*Mi/nuestros programas de exploración hacia lo abierto, desde las emociones grupales compartidas -narradas miticamente- con sus vínculos entre co-coordinadores (9).
*Mi/nuestras aperturas ciudadanas y nacionales hacia lo social, político, cultural, con el tironeo de las opciones (los acordes rojos aquí acechan en su aspecto inmaduro) (10 )
*Mi/nuestras peregrinaciones planetarias y astrológico-esotéricas, con la tentación a la inclusión de todas las diferencias (los acordes azules aquí acechan también en su aspecto inmaduro) (11 ).
* Etc
* Etc Etc 
* Etc Etc Etc ...

EL YOD Y LA ESPADA
EL AFINADOR ACTUAL DE LA ESTRUCTURA, DESDE ESTE LUGAR DEL PLANETA
Buenos Aires (Argentina) es el lugar de la Tierra desde donde me/nos toca encarnar (actuar, proponer, vincular formas, ligar planos, sintetizar cauces...) 
De nuevo puedo/podemos, en esta nueva zona del planeta narrar a nuevo un guión, un mito -que intuyo matricial, en su nivel- del misterio masculino-femenino que desangró a occidente. Y con cuya espada éste terminó desangrando al resto del planeta. 
Como escribí en diciembre 2012, arriesgo la hipótesis de revisarlo como un mito o relato que me/nos viene a traer sentido renovado a esta parte del mundo.
La Espada Sagrada apresada en la Piedra- La magia sagrada de Avalon cubierta de brumas que la separan de Camelot - Morgana y Arturo (Lancelot y Ginebra) destinados a vivir su amor con la O separativa de "Vida O Muerte".
Pero ahora veo que la espada tanto como la piedra, tenían desde siempre su espejo en el Lago. Puedo empuñar la espada desde “el rayo acuariano-creativo-libre” que creo que soy, y sentir que así triunfaré sobre “el ego leonino-egoista-soberbio” que tengo enfrente. Pero el espejo me dice que A LA VEZ también soy eso que veo enfrente mío... que la misma espada  está siendo blandida enfrente y simétricamente por una solaridad que se siente “singular y en su centro irradiante”, dispuesta a triunfar sobre esa locura acuariana tan poco digna que intenta conducir desde "el otro lado". ( 12)

HASTA QUE NO APRENDAMOS A TOMAR LA ESPADA TANTO POR SU EMPUÑADURA COMO POR SU PUNTA HIRIENTE Y AFILADA NO HABREMOS CRUZADO LA BRECHA ... Y MUCHO MENOS LA HABREMOS SANADO NI TENDIDO SOBRE ELLA LOS NUEVOS PUENTES QUE LA ERA DE ACUARIO NOS PIDE...

Mientras sigamos confundiendo la Piedra –dentro de la cual la espada mítica había quedado inmovilizada- con las fijezas de nuestras creencias separativas (Avalon O Camelot, Arturo O Lancelot, Morgana O Ginebra), este campo mítico se seguirá infiltrando con sus relatos reiterados-separativos, desafinados y rígidos, dogmáticos y egoicos, en cuanta obra musical o coreografía estemos intentando afinar. En cuanta creatividad estemos intentando darle a nuestras vidas “personales”...

TODO ESTO SIEMPRE FUE MOTIVO DE REFLEXIÓN, EN LOS DIVERSOS PARADIGMAS...
 "Hablaron" de esto, narraron lo suyo y desde hace mucho aunque cada uno con diversos signos y significantes: el arte, la filosofía, la alquimia y el esoterismo medievales, la historia, la antropología, la sociología, la psicología, el psicoanálisis. Contemporáneamente "hablan" de esto mismo los diversos abordajes con base en los anteriores saberes pero ligados a la psicología transpersonal de base jungiana. E incluso aportes en los que se unen a veces (con la intuición mas que con la formulación de la “sincronicidad” o con el encuadre de “ritualización”) acercamientos denominados de sanación, shamánicos, sistémicos, de viajes hacia “vidas pasadas”...

ENTONCES... ¿NADA NUEVO BAJO EL SOL?
SÍ: LA ASTROLOGÍA, COMO ARTICULADORA DE PARADIGMAS Y A LA VEZ COMO IMPULSO -POR SU PROPIA NATURALEZA- DESDE LO INCLUIDO HACIA LO INCLUYENTE. POR EL ORDEN AL QUE ATIENDE EN LO ESENCIAL: EL SALTO DE PLANOS: EL PASAJE DE LO CUANTITATIVO A LO CUALITATIVO.

Pero... ¿cómo seguirle el paso a este proceso imparable del orden incluyente, desde mi/nuestra cajita recién abierta, pobres humanos aterrados, sin derramarnos ni marearnos con lo que apenas visualizamos en el ámbito o caja siguiente? 
¿Cómo? Sólo si se me abre/ si se nos abre, la difícil ventana que sintetiza lo imposible y lo necesario a la vez (14). 

Y a partir de esa apertura... ¡el aire nuevo! La reactivación de nuestro fuego vital, ya no el tribal, sino el de interesarnos, el de enamorarnos y erotizarnos por la triple tarea: las distancias y ángulos en “el Cielo” (astrología astronómica), su retraducción en el arte “de la Tierra” (música en tanto que síntesis de todas las artes humanas) y la pesquisa y simbolización profunda que une ambos extremos (la matemática como síntesis y profundización de todos los abordajes simbólicos, que incluye a los dos anteriores). 

Podemos, si queremos, volver un poquito a ciertos tesoros que permanecieron ocultos y a salvo en el pasado. Volver a nutrirnos de este antiguo paradigma, que percibe inseparables la astrología de la música y de la matemática. (15)

En este sentido, desde mi/nuestra ventana se ve algo “totalmente” nuevo. O por primera vez vivido como nuevo, por un número creciente de personas particulares, que agrupadas van constituyendo “raros nuevos sujetos” colectivos.

¿LO NUEVO COMO SALTO AL VACÍO, A LA VEZ VIVIDO COMO IMPOSIBLE?
No nos sobresaltemos: la historia de la música tuvo algunos episodios parecidos y quizá esté a punto de darnos otra función equivalente. Pero el “afinador” (el Yod y la Espada) nos dice que de cualquier manera, "ya no pensamos más así"...

La nueva música necesita de un escenario e intérpretes nuevos, o por lo menos renacidos: triángulos azules y rojos sí, todos los que se pueda. Pero intérpretes que puedan interpretarlos indistintamente Y A LA VEZ.

¿Qué hacer, cómo prepararnos? Nada...Estar despiertos cuando hay que estarlo. Y soñar juntos cuando corresponda. 

EL 29 DE JULIO DE 2013, A LAS 18 HS DESDE BUENOS AIRES (15 HS GMT)... SIMPLEMENTE ESTEMOS DISPONIBLES. 

RECORDEMOS QUE, LAS COMPRENDAMOS O NO, LAS INVOQUEMOS O NO... LAS VIBRACIONES DE ESTOS ACORDES ANTES IMPOSIBLES PERO AHORA NECESARIOS, YA ESTÁN ENTRE NOSOTROS. 

Cariños y bendiciones (en este caso seculares) para tod@s...
Olga Weyne, Buenos Aires, 28 de julio 2013, a pocas horas de esta meditación colectiva.

------------------------------------------------------------------------------------
NOTAS:
(1) Para el viejo "diálogo de sordos" entre astrólogos y astrónomos, vuelvo a invitar a la lectura de mi articulo: "El Zodíaco", publicado en el blog de Astrólogos Argentinos tendiendo Puentes (AATP) HACER CLIK AQUÍ

(2) Con estas reflexiones sobre las configuraciones del 29 de julio 2013,  pretendo continuar y amplificar las que abrí el año pasado con motivo de la meditacion del 21 de diciembre de 2012, en lo que llamé  "El Yod y la Espada". HACER CLIK AQUÍ
En cuanto a la expresión "ser jugados", tan popular actualmente, la escuché por primera vez hace ya casi un cuarto de siglo a Gonzalo Eizmendi. Me dejó un surco positivo, del que me valgo como uno de los grandes canales de mis búsquedas actuales. La actividad vivencial-grupal, las ritualizaciones lúdicas (desacralizando en lo posible términos a veces intocados/intocables), las compartí en Casa XI también durante décadas de fértiles exploraciones colectivas, junto con las intuiciones y síntesis magistrales de Eugenio Carutti, que aún nutren importantes raíces de mi/nuestros trabajos actuales.

(3) En la plantilla de esta segunda carta no salieron las líneas punteadas livianas -(semisextiles, ángulos de 30 grados) que unen a dos planetas (Plutón en Capricornio por un lado en la casa XII, y Neptuno/Kyrón en Piscis por el otro lado) con el ascendente acuariano.  Sí se notan las opuestas, que unen al Sol con Venus en Virgo hacia un lado, y con la conjunción Jupiter/Marte en Cáncer, hacia el otro lado. Notemos que el orbe intenta ser en todos los casos, ajustado. 

Cuando vuelva a contar con mi programa habitual de cálculo, espero poder mostrarlo de manera más didáctica dentro del texto... porque es  realmente sencillo de ver, como hice en el artículo citado en la nota 2. Entretanto y en clase... (viva la pizarra tradicional) lo mostraré a los asistentes de los cursos. Y si vuelvo a la normalidad tecnológica prontamente, prometo emprolijar también la plantilla del blog.

(4) Sólo arriesgo esta hipótesis, si se verifican estos tres requisitos: 
a) Un orbe ajustado, promediando las distancias cuando hay más de un planeta en cada foco (por ejemplo, promedio entre los grados 6 y 8, en los 6 vértices del hexágono. Mercurio es que queda más distante (17 de Cáncer) pero Urano le hace cierto "favor de inclusión" al engancharlo desde su grado 12, con orbe de cuadratura. 
b) El otro requisito es la cantidad total de planetas incluidos, a los que agrego por mi lado puntos virtuales como el eje nodal lunar y  Lilith en su posición promedio. 
c) Y agrego un punto proveniente de la matriz de casas, como sería el ascendente a 6 de Acuario, para el cálculo hecho desde Buenos Aires (tomé las 18 hs porque fue el  horario que dio el (previo) ajuste del orbe de la Luna, la posición que más rápido se mueve, para que fuera su mejor inserción tanto en el gran sextil como en la T cuadrada, de las que participa por igual; es el horario que en general todos los astrólogos vienen adoptando para su dibujo, o sea, cercano a las 15 GMT). No había en este caso un horario partil (exacto) como hay en una luna Llena, por ejemplo. Aquí se trató, y todos los astrólogos así lo hicieron, de componer una franja horaria de unos 15 a 20 minutos, dentro de la cual esta configuración del gran sextil, a la que yo agregué las T cuadradas, para inclusión de los luminares, armara su mejor regularidad geométrica. Al hacer la carta con este horario -que no busqué originariamente sino que me vino como consecuencia de lo anterior, como relato en el texto- para la localidad de Buenos Aires... ¡constaté que también aquí se verificaba el orbe, por la lógica posición del Sol opuesto al ascendente, al ser las 18 hs, en el caso de  nuestra ciudad cayendo en Acuario!... Este orbe -partil o relativamente partil, en relación a casas angulares- puede darse también en algunas otras localidades; espero algunas constataciones de parte de allegados, alumnos y colegas. El caso es que el ascendente porteño, puesto que arriesgué tomar ese mensaje de la sincronicidad, caería sincrónicamente y de manera partil, en oposición al Sol leonino del momento, por  ser las 18 hs un resultado del dibujo de las configuración del momento. Es obvio que si el horario hubiera variado un tanto -siempre en torno de que no se corriera demasiado la posición de la luna, la figura igualmente se habría dibujado y se hubiera diseñado igualmente el yod, en este caso con un orbe más tolerante entre la posición del Sol y la oposición al ascendente, y entre éste y las semicuadraturas a uno y otro lado. 

(5) Apelo en este caso a la historia cíclica revisitada desde la astrología, que practiqué desde la década de los 90 del siglo pasado, a veces a solas. En los últimos tiempos por suerte, en equipos enormemente creativos (como los de AATP: Astrólogos Argentinos Tendiendo Puentes, donde pude volver a conectarme con Jorge Bosia, filósofo y astrólogo de enorme rigor epistemológico). A pocas horas de esta gran configuración, Jorge coordinó ante un grupo mixto de astrólogos y filósofos, una charla sobre "El Zodíaco y el Significante vacío". Todavía estamos impregnados, como equipo y red de exploradores, de todo lo que el sábado circuló en casa de la anfitriona, Gabriela Torres. 

(6) En este caso, me valgo de las historias particulares intercambiadas con mis amigos y familiares, con mis colegas y alumnos, con mis consultantes (en estos últimos casos, clases y consultas que realizo de manera regular e ininterrumpida desde principios de los años 90). Menciono el lapso, sólo para tomar en cuenta "el extenso universo de encuestados" sobre estas temáticas ligadas sobre todo a cambios en las creencias, tanto de manera informal y espontánea como formal.

(7) ¿Cuánto tiempo vendría a ser “en los últimos tiempos”? Bueno, ya que los historiadores solemos usar arbitrarios mojones ordenadores, voy a intentar poner el mío. Ocurre que éste es un mojón derivado de “un mecanismo de asignación no arbitrario” (tomé esta definición del artículo mencionado en la nota 5). No asustarse, ahora sigo en palabras más simples o por lo menos más conocidas: pongámosle que en los últimos siglos, unos cuantos, no hubo una configuración así. El último Gran Sextil Cósmico, según citan muchos astrólogos, parece que se dio en 1945 al finalizar la Segunda Guerra Mundial. No tuve tiempo de chequear, pero doy carta de credibilidad momentánea a esta afirmación. [Agregado el 31-VII-2013: no debí dar esta "carta de credibilidad", me jugó en contra como tantas veces cuando a través de internet circulan estas seudo-investigaciones. Gracias Gloria Dimant por acercarme raudamente la estadística sobre la aparición de Grandes Sextiles en los últimos tiempos: según el informe de esta astróloga, e integrante de Astrólogos Argentinos Tendiendo Puentes, los últimos se configuraron en el cercano año 2011, uno el 5 de agosto y otro el 8 de noviembre, en este caso si se incluye a Kyrón. Como yo estaba mirando a la vez, la configuración del Gran Sextil con las T Cuadradas, no me sonó inverosimil la fecha, porque la combinatoria entre ambas ya no podría dar una frecuencia tan baja]
Si sumamos además los dos triángulos rectángulos "en rojo" (llamadas T Cuadrada por los astrólogos) y si sumamos además el ascendente a 6 de Acuario para esta zona del planeta [aclarado ya por qué ese grado surgió como consecuencia y no fue buscado adrede para que se conformara el doble yod] ¿qué combinatoria estamos llevados a calcular, como posibilidad? Pediré ayuda a mis amigos matemáticos, y por ahora me quedo con una sospecha -hipótesis- a corroborar o refutar. Propongo la posibilidad de que no se diera semejante combinatoria de factores "en los últimos tiempos y en este lugar del planeta", por lo menos desde hace algún par y pico de milenios... 
Sí, adivinaron: estoy hablando de las Eras, condicionadas por el desplazamiento del Punto Vernal, un hecho astronómico indudable y corroborable; o al decir preciso del artículo mencionado de J.B., "un mecanismo de asignación no arbitrario".
[y ya que estoy hoy revisando la nota, puedo conformarme perfectamente con que esta síntesis entre las tres configuraciones no se haya dado desde... ¿digamos la alta Edad Media? Los que siguen la pista de la investigación que estamos haciendo sobre el Mito Artúrico, en el programa Avalon y Camelot, sabrán por qué esta etapa histórica me interesa tanto... pero bueno: estoy dispuesta a que resulte igualmente algo más cercano... "lo que ocurre, significa" como dice el ya aggiornato refrán psi-popular]. 31-VII-2013

(8) "Solaris" de Stanislav Lem. Esta escena la parafraseo desde mi memoria, para nada textual. Pero es el sentido profundo de una frase que me marcó a fuego (como otras tantas de esta novela impar).

 (9) ) No puedo dejar de agradecer los doce años de recorrido "lobuno" dentro de la Red LunaVenus, varias de cuyas integrantes coordinan actualmente sus propios círculos, A LA VEZ que integran estos equipos de exploración "a nuevo". Como co-coordinadoras del programa de Avalon y Camelot, sería imposible subirnos a la barca renovada de Morgana, sin haber recorrido previamente estos doce años mandálicos . A cada una según su cifra y años de recorrido, agradezco a la vida poder continuar navegando  en tanta cercanía, queridas Nora, Carol, Sonia y Clodet. Así como haber retomado con Gonzalo, y desde él con Mariano, los encuentros masculino-femeninos sin los cuales, los mitos pueden ser estudiados y descriptos, pero nunca vueltos a revivir (para limpiar los residuos que nos dejaron). En el caso de Clodet García, teatrista y directora del Teatro de la Tierra, caminante profunda del teatro ritual, el recorrido por el programa de Diosas de la Luna Llena 2009-2010,  mixturó cosechas de las respectivas redes. Desde las semillas fértiles de aquella aventura “originaria” de la Red LunaVenus, la del 2002 en adelante, junto con María Angélica Piñeyro, pasando por Diosas y Dioses y los Rituales de Lobas (con la presencia de oficiantes masculinos, en gran medida coordinados por Gonzalo Eizmendi desde la siempre recordada Red Charcas, y actualmente desde  Sinapsis. Siempre en la base, y aquí la historia se va un cuarto de siglo atrás, está el recuerdo agradecido a dos varones - maestros y amigos a la vez- que signaron mi abordaje a Jung desde este costado ligado a la "comprensión": Enrique Depietri y Eugenio Carutti. Este último además, mi maestro y guía en la síntesis entre el psiquismo y las estrellas, a quien conocí junto con Jorge Bosia en los albores –estaba recién fundada- de la ya mítica Casa XI, en cuyas aulas disfruté y amé la docencia durante 21 maravillosos años. Paso cada tanto revista a estos mojones de mi/nuestra historia compartida, ligándolos como no podía ser de otra manera con los “otros mojones” del Cielo. Igual que hoy, día en que quiero y necesito agradecer de esta manera ante el fuego estelar de la poderosa configuración que “estamos siendo ”, recuerdo que en 1987, año de apertura de “la Casa” tuvo lugar el  –para mí- primer ritual ligado a una convergencia armónica entre planetas. Entre ambos mojones fui/fuimos tejiendo asimismo un mítico relato, este sí... desde tantísimas y diversas ventanas percibido. Quizá alguna vez me anime a teclear con premura, para no conmoverme demasiado, mi parte en esa mágica historia.

(10) Gracias, compañeros de AATP (Astrólogos Argentinos Tendiendo Puentes), por este viaje que arrancamos en julio del 2010, en plena irradiación del bicentenario. Y que de manera regular e ininterrumpida hasta hoy mantuvimos nuestras creativas reuniones presenciales mensuales (reencendidas a nuevo con los Coloquios inaugurados el sábado pasado, en pleno orbe de esta gran configuración).

(11) Carlota y Marcela, "lobas" por derecho propio... y reembarcantes en la etapa de ampliación y síntesis de la Red LunaVenus. Con ambas puedo compartir diversos entramados (AATP, Avalon). Sonia Gonzalo, con ellos intentamos una navegación también limítrofe, que arrancamos en este 2013 con un nombre que ya es en sí toda una hipótesis: "Todo arranca con la Muerte".Con Carlota en especial  nos une además estar orientadas en el corto o mediano plazo, a lo que aún se da en llamar "astrlogía esotérica", en este caso por compartir lecturas y meditaciones de quien/quienes están en la base -previos incluso a Dane Rudhyar- de este surco profundo que gracias a  Casa XI y a Eugenio Carutti supe que  existía.

(12) Los astrólogos saben que los significantes que en esta parte del relato estoy usando, tienen que ver (según la carta del evento, calculada para Buenos Aires) con:
Cuatro quincuncios, saliendo en pares de Yod: un par desde el Ascendente acuariano, el otro par desde el Sol leonino en casa VII de la carta, con sus respectivos sextiles, dos en total. De la oposición que une de manera partil la posición del ascendente con el Sol en su posición opuesta. Y de los cuatro semisextiles que vinculan estos dos puntos focales, dos a cada lado respectivamente.

(13) El Mito del Grial, a sugerencia de Jorge Bosia y Any Zetina, puede ser revisado desde la perspectiva mitológica sur-americana. Esta sugerencia me abrió puertas e insights nuevos (para nada ligados al facilismo, mezcla de new age y literatura seudo esotérica vetusta, que circula a veces por ahi en relación al Grial y al Cetro supuestamente enterrado en alguna supuesta ciudad subterránea de los Andes del sur. No niego -ni afirmo- tajantemente nada, sólo nos proponemos con Jorge explorar sobre otras bases, en primer lugar las que nos proporciona la astrología, esos mitos y creencias que circulan en torno de este tema. En esto me siento por él  cálidamente acompañada por él, con el complemento vivo y la impronta nueva de "Redes-en-Red (en cuyo marco estamos explorando o revisitando el mito artúrico, en el programa Avalon y Camelot, intercambiando metodologías y miradas con el Teatro de la Tierra y con Sinapsis, en el primer caso con el equipo de Clodet  García y en el segundo con el de Gonzalo Eizmendi. Ninguna nueva osadía de este tipo, en la era de Acuario, podría encararse autónomamente o en círculos pequeños y cerrados.

(14) Jorge Bosia "El significante vacío y el zodíaco" (inspirado en las tesis de Ernesto Laclau, particularmente en "La Razón Populista"). HACER CLIK

(15) Leyenda o "realidad" (poco importa): es altamente fértil conectarnos aquí con el relato sobre Pitágoras y el poder de la bisagra que él y sus seguidores, los pitagóricos -estos sí constatables por su obra- dejaron para el proceso posterior. Que ahora, así como en tantas otros antiguos corsi /ricorsi, vuelven a emerger con su síntesis poderosa, para ventanas o paradigmas como el que me/nos gustó enormemente haber compartido a través de esta narración.
----------------------------------------------------